La vida sigue…

De regreso a mi hogar tras una semana de encuentro familiar, a tan solo dos días para terminar este infernal año, nos anestiesamos yendo a superficies comerciales buscando ansiosos pastillas para la felicidad. La carretera, a lo lejos parece un surco de hormigas que van de aquí para allá y mientras tanto la vida pasa con esas pequeñas cosas…

 Y es que ojalá  todas las noches sean noches de boda.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s